No todo es Jauja

No todo es Jauja

EN EL PLANETA DE LA CREATIVAD no todo es jauja. Es verdad que la mayor parte de libros sobre el tema insisten sobre el lado lúdico y transgresor de la creatividad, pero parir algo interesante no siempre es indoloro. Hay un texto del dramaturgo chileno Marco Antonio de la Parra que incide sobre la cuestión. Se llama “Angustia y Creatividad”. El texto reflexiona sobre la angustia real que precede al acto creativo: miedo a la página en blanco, muy comentado, pero también la angustia del artista al presentir que va a dar a luz una idea, una idea que le empieza a empujar, a seducir a obsesionar, pero que todavía no consigue identificar lo suficiente. La tesis del autor es que, si el artista es bueno, tanto más interesante llega a ser su creación cuanto más sepa soportar esa angustia de la obra por definir, sin apresurar un resultado. Porque en la definición prematura de la obra se tenderá, dice De la Parra, al tópico y a lo manido. Sólo si (como diríamos en la técnica actoral) nuestro instrumento sabe aguantar el dolor de un parto demorado podremos alumbrar una creación más original y que suscite al final un punto de vista diferente desde el que ver el tema que habíamos elegido. En resumen, más capacidad de soportar la angustia, más capacidad de parir algo especial.

Todo esto me recuerda a esa premonitoria novela de Aldous Huxley, “Un mundo Feliz”, donde se planteaba en clave futurista, la utopía, bastante negra, de un posible Mundo Feliz futuro, donde el orden de cosas, el sistema social y el de gobierno de ese orden imaginario garantiza a todos los ciudadanos una felicidad de laboratorio, a través de toda clase de medios químicos y tecnológicos. En ese contexto se produce la aparición de forma transgresora de uno de los protagonistas, un, se dice, salvaje, que proviene de una reserva de indios que malvive al margen de ese sistema, y que hace de la reivindicación del sufrimiento y de un Shakespeare, prohibido en ese sistema, su bandera.

La idea de la novela es que en el sufrimiento, en la capacidad de ser zarandeado por las emociones y convivir tanto con el deseo como con la frustración, es que nos volvemos plenamente humanos. Una sociedad que anule eso al mismo tiempo nos estaría alienando. La novela se publicó en 1932, pero ¿acaso no es de una rigurosa vigencia?

En el nivel de la creación este salvaje que parió Huxley equivale a la reivindicación del uso de toda nuestra paleta anímica en el proceso que origina la obra artística. E igualmente ese salvaje equivale a nosotros mismos prestándonos a alojar en nuestro cuerpo el embrión incierto del proyecto creativo, y alimentarlo con nuestra propia sangre y empatizar con él. ¡Y a menudo sin ecografías! Un reto difícil pero verdadero.

Jordi David

EL ALMADÉN-Teatro, Canto y Técnicas Expresivas

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.