Sabemos que el teatro puede ser un instrumento de evolución y realización incomparable para la persona. Pero además éstos son atributos que no se reducen a una sola franja de edad. Es una herramienta que vale para todas las edades:

Desde las niñas y niños, que empiezan a hacer un uso primario del lenguaje, a personas mayores y gente jubilada, que desea seguir aprendiendo y alimentando su pasión en una actividad tan estimulante a nivel emocional como el teatro, y pasando por estudiantes, que quieren salirse de su rol habitual o adultos, que aspiran a descubrir la interpretación a la vez que adquieren habilidades de comunicación. Se puede desarrollar una personalidad todavía en construcción o se puede reciclar y dar un uso artístico a la experiencia acumulada de vida. Todo aporta, todo suma y cada punto de vista invita a un enfoque diferente por parte del profesor, en su desafío a crear un contexto de crecimiento y desarrollo para cada edad.

DESCUBRE TODOS NUESTROS CURSOS